martes, 30 de junio de 2020

El chico de las bobinas, Pere Cervantes.

Buenos y veraniegos días.

Ya huele a espuma de mar y a salitre, a arena caliente y brisa marina.

Como veis estoy deseando irme a la playa, y para acompañar estas sensaciones tan veraniegas hoy os traigo El chico de las bobinas, de Pere Cervantes, está publicado por Destino en tapa blanda y tiene 542 páginas que os cabrán perfectamente en la maleta y creedme, es de lo primero que tendréis que meter dentro ya que os hará disfrutar doblemente de las vacaciones.

Sinopsis de la editorial.

Barcelona, 1945. Nil Roig es un chiquillo que se pasa el día en bicicleta transportando de un cine a otro viejas bobinas de películas. El día de su decimotercer cumpleaños es testigo de un crimen cometido en el portal de su casa. Mientras el asesino huye después de haberlo amenazado de muerte en caso de no mantener la boca cerrada, el moribundo le entrega el misterioso cromo de un actor de cine de la época; un objeto perseguido y anhelado por un excomandante de la Gestapo y un policía sin escrúpulos. El hecho de que el moribundo le dé el cromo a Nil pronunciando el nombre de David, el padre desaparecido del muchacho, arrastrará a este a resolver un secreto del pasado por el que pagará un alto precio.

Como véis el punto de partida no puede ser mas interesante, la Barcelona  más gris en lo más duro de la posguerra. La gente hace lo que puede para malvivir o simplemente sobrevivir. Las cosas no pueden decirse en voz alta, como mucho se susurran ya que nunca sabes quién puede estar escuchando, observando. Cualquier vecino puede ser un traidor, un chivato que puede vender tu vida por una miseria. En el Poble-Sec vive Nil, un niño de trece años que ayuda a la economía familiar llevando las bobinas de las películas de un cine a otro, acostumbrado a recibir broncas por si llega con el tiempo justo, pero el cine se convierte en su pasión, tal vez su vida. Su sueño es trabajar en la cabina de proyección, cosa harto difícil ya que como consecuencia de un bombardeo Nil ha perdido un brazo. El brazo que siempre echa en falta a la hora de dar abrazos, especialmente a su madre.

Soledad Riera, la Lana Turner del Poble-Sec. En mi opinión la otra gran protagonista de esta historia, en la que es mucho más que la madre de Nil, una madre coraje que trabaja muchas horas en la carpintería del entrañable Romagosa, al que ve como un padre. Para poder comer y sacar adelante a su hijo se dedica al estraperlo a baja escala, vendiendo café, aceite y otras cosillas que se guardan en la trastienda de la carpintería. Su vida como mujer del bando perdedor es muy dura, su marido ausente David Roig está vinculado a un comando rebelde de maquis que pone muy nerviosas a las autoridades del régimen en Barcelona y que les ponen a ellos en el punto de mira de un personaje al que odiaréis a primera vista: El inspector Valiente.


Valiente representa lo peor del bando ganador. La autoridad incuestionable pero sin ley, totalmente impune y arbitraria. Abusa de los más débiles y tan solo le alimentan dos cosas en este mundo, el dinero y la venganza. A su lado su perro, Espinosa, el servil, apocado  y depravado Espinosa. 


A este elenco de personajes, muy bien definidos, todos con sus luces y sus sombras, se añaden una horda de secundarios de lujo, como los vecinos de Nil y Soledad, Benito y Bernardo la pareja que hará que Nil adore el mundo del cine y que le introducirá en La Gran Mentira, la singular biblioteca de Leo, y su nieta. Lolita, la pequeña actriz de doblaje que pone su voz a la bruja buena del Mago de Oz. El doctor Fúster, otro personaje derrotado por la guerra, que ha tenido que renunciar a su vocación y a su profesión para vivir acobardado, con miedo a las sombras y quedar reducido a una sola cosa, un rojo. Un rojo enamorado además y sin nada que ofrecer a la mujer que adora. Quim, el limpiabotas que milagrosamente ahorra, y su madre Delfina, que hace lo único que puede para sacar a su hijo adelante, como muchas otras. 

También tenemos secundarios de lujo en el lado opuesto, la glamurosa Gertrude, amante de un excomandante de la Gestapo, que vive entre el glamour de las obras de arte con las que trafica y la casa de tolerancia de la que saca su dinero. El comisario Quesada, que tiene la foto de Franco sin colgar en su despacho, apoyada en el suelo para sorpresa de sus subordinados afectos al régimen y convencidos de que hay que limpiar España de rojos traidores.

Y así podría seguir y seguir porque sigue habiendo muchos personajes que me dejo en el tintero y que son relevantes para la historia, pero tendréis que descubrirlos leyendo El chico de las bobinas.

La trama está dividida en tres partes, 1945, 1947, 1949 y una cuarta parte a modo de epilogo fechada en 2021. Los capítulos son cortos y se leen sin sentir. La ambientación está tremendamente conseguida y te hace pasearte por las calles de la Barcelona de poco después de la guerra. La novela es muy dura en muchos momentos y te hace darte cuenta de la vida tan difícil que tuvo que llevar mucha gente para la que la humillación y la injusticia era el pan de cada día y no tenían oportunidad de salir de ese círculo vicioso. En el escalón más bajo de esta rueda de penalidades estaban las mujeres perdedoras, sobre las que pesaba la dura carga de construir a pesar de todo y de todos, lo que los hombres destruían. De la existencia de tipos como Valiente todos tenemos constancia hasta hace prácticamente unos días, y eso hace mucho más duro ponerse en el lugar de los personajes que tienen la desgracia de cruzarse con él en estas páginas, sabemos que en este caso son personajes de ficción, desgraciadamente en la vida real no ha sido así. Como he dicho antes esta historia tiene momentos muy duros que os harán derramar lágrimas de amargura, pero también tiene muchos momentos de luz a pesar de los pesares. Esta novela también va de la magia del cine, el cine que nos hace soñar incluso en los peores momentos, que ilumina nuestras vidas de magia y que lo rodea todo de un halo de felicidad que nos hace a veces querer vivir para siempre en una de sus películas. También magia es todo lo que rodea a La Gran Mentira, la maravillosa librería de Leo con su antipática Nineta y sus secretos, que guardan un poco de felicidad dentro de tanta desdicha.

Para finalizar no puedo hacer otra cosa que recomendar El chico de las bobinas sin miedo a equivocarme, es una garantía absoluta de acierto y además la recomiendo para leer estas vacaciones, y poder así levantar la vista y contemplar el mar, la piscina, el campo o donde quiera que estéis para poder tragar saliva, coger aire y volver a introduciros en la historia de Nil y Soledad con un soplo de aire fresco en el corazón.

EL CHICO DE LAS BOBINAS: NUEVE SETENTA Y CINCO.

PD: Jamás un cromo dio tantos quebraderos de cabeza.


jueves, 16 de abril de 2020

Cava dos fosas, Félix García Hernán.

Buenos y confinados días a todo el mundo.

   Espero que estéis todos bien, y que os quedéis en cada leyendo o haciendo cualquier otra cosa que sirva para entreteneros. Para los que estéis sin ideas hoy os traigo una estupenda novela, Cava dos fosas de Félix García Hernán, está editado por Alrevés y tiene 352 páginas.

   Javier Gallardo es un comisario de policía mediático, a sus 55 años decide retirarse una temporada para reflexionar sobre su futuro a un pueblo perdido haciéndose pasar por escritor. Nadie sabe dónde está salvo una persona con la que contacta de vez en cuando por motivos de seguridad. ¿A qué viene tanta precaución? Javier ha sido policía en una época nada fácil y con unas convicciones en contra de la norma. Durante su ascenso se ha buscado grandes enemigos, que a veces daban la cara y a veces no. En una democracia tan reciente como la de España en los años ochenta había en juego muchas cosas y más importantes que la vida de un policía cualquiera ¿verdad? sobre todo si aún existía una posibilidad real de volver a un tiempo anterior que muchos añoraban.


   Javier es nuestro personaje principal, pero está acompañado de otros no menos importantes. Fernando Luengo, comisario y amigo de Javier, compañero de fatigas en los duros años ochenta donde tuvieron que lidiar codo con codo en una operación que marcó sus vidas para siempre. Raúl Olaya, inspector jefe que ha sido algo más que un discípulo para Javier después de llevar años a sus órdenes como compañero y amigo. Carmen Núñez-Quiroga, hija de un mandamás del ejercito, y también policía (y mi personaje favorito de la novela) una mujer decidida que no se conforma con ser un personaje decorativo a pesar de dónde ha nacido y que toma las riendas de su vida y va a contracorriente desde muy joven. Y, por el lado de los buenos me queda Alfonso Gallardo, hijo de Javier, estudiante de derecho y que está muy unido a su padre.


   Cambiando de bando, y no hago ningún tipo de "spoiler" al decir esto, tenemos a nuestro villano, Diego López de Arbeloa, hijo de un héroe del ejército que tanto echaba de menos los tiempos anteriores de la democracia que lo arriesgó todo para volver a ellos. Está considerado el hijo de una leyenda y esto hace que se lo perdonen todo cuando mete la pata. Es bruto, rencoroso, inteligente, machista, salvaje, retorcido, violento y sobre todo vengativo. Porque esta novela es sobre todo la historia de una venganza. Acompañando a nuestro "angelito" Diego tenemos a su fiel Críspulo, un adlátere sin opinión propia ni seso alguno que no sabría dar dos pasos sin Diego, por eso es su sombra, su tonto útil, su herramienta y su perro de presa. 


   Esta novela como he dicho antes es sobre todo y ante todo la historia de una venganza, fraguada lentamente, durante años, de forma minuciosa y cuidando al máximo cada detalle. Nuestro malvado se ha tomado su tiempo, y como de todos es sabido, la venganza es un plato que se sirve frío. Como en todas las buenas historias, esta venganza viene siendo fruto de un problema del pasado, y como en todas las buenas historias este problema no es simple, en el se mezclan celos, envidias, ideas políticas, trayectorias vitales interrumpidas, etc. 

   La trama está dividida en dos tiempos, uno que podríamos denominar el tiempo presente, con un Javier de mediana edad y de vuelta de todo donde la venganza va a tener lugar. Y otro anterior, a mediados de la década de los ochenta. En una España nueva y desconocida, con una situación política muy frágil y con poderes fácticos luchando en la sombra por volver a tiempos anteriores. Personajes oscuros pero poderosos, jueces, abogados, banqueros, comisarios... Gente que te pone la piel de gallina si piensas el poder que tenían y más aún si este poder permanece oculto pero mueve sus hilos para hacer caer la democracia.

   La ambientación está muy bien lograda, sobre todo los años ochenta, en la que mientras vas leyendo vas saboreando vaharadas de esa libertad recién estrenada, por mucho que a algunos nostálgicos les pese, esa libertad con un poco de miedo, como si aún no se creyera que fuera posible. Dónde han dejado de existir ciudadanos de primera y de segunda categoría, y donde los derechos comienzan a existir para todos sea cual sea tu orientación política, sexual, o tus creencias religiosas. También está muy bien descrita la dualidad existente dentro de la policía y la guardia civil de la época, muy fragmentadas ambas, sobre todo en sus mandos, donde gente valiente y contracorriente como Javier se enfrenta a los gerifaltes pagando un alto precio por ello, sobre todo si no sabías de qué lado estaban sus lealtades.

   La trama engancha desde el principio, es una de esas historias que coges y ya no puedes soltar, está escrita de forma sencilla, y en capítulos no muy largos y a su vez subdivididos para hacer la lectura ágil y rápida. Tengo que decir que me ha gustado mucho todo el hilo que sucede en los ochenta, rezuma una frescura que me ha mantenido todo el rato queriendo volver, incluso cuando estaba en la parte que transcurre en el presente y cuyas consecuencias vienen derivadas de ese pasado que se nos va desvelando poco a poco. En definitiva una historia muy recomendable y que te mantendrá pegado a sus páginas incluso en estos tiempos convulsos y de reclusión que nos está tocando vivir.

CAVA DOS FOSAS, OCHO Y MEDIO.

PD: Es muy importante, incluso hoy día, leer a Confucio.
Y recuerda: #Quedateencasa #Yomequedoencasaleyendo

 

domingo, 15 de marzo de 2020

La red de Alice, Kate Quinn.

Buenas

¿Cómo vais?

   Para hacer más ameno el #YoMeQuedoEnMiCasa hoy os traigo una de espías, se trata de La red de Alice, de Kate Quinn. Está editada en tapa blanda por Suma de letras y tiene 573 páginas.

   Charlie St. Clair se ha metido en un buen problema. En 1947 una chica de buena familia americana no se queda embarazada y menos soltera y sin candidato a la paternidad de "su pequeño problema". Para solucionarlo, su madre la lleva a Europa, a una discreta clínica suiza de donde irán a París, que justificará el tiempo pasado fuera con la excusa de renovar su vestuario. Pese a este "pequeño problema", la preocupación de Charlie es otra, su querida prima Rose, que despareció en la Francia ocupada por los nazis y no ha dado señales de vida en los dos años transcurridos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

  Eve Gardiner, es una señora mayor, que vive en Londres, que ahoga sus penas en alcohol cada noche, a pesar del trabajo que le cuesta abrir las botellas con sus manos deformadas. Para ayudarle en sus quehaceres diarios ha contratado a Finn, un escocés parco en palabras que hace de chófer y le cocina los desayunos para sus mañanas de resaca.

   Este es el punto de partida de La red de Alice. Tras estos breves apuntes se esconden tres personajes llenos de fuerza, la pobre niña rica de Charlie con su problema. La amargada Eve, con el suyo. Y el oscuro y misterioso Finn, trabajando en algo que no le pega nada. Los tres personajes irán evolucionando siguiendo distintos caminos según vayamos avanzando en la historia. Además existen dos personajes más a resaltar, la prima Rose, que es una presencia constante a lo largo de la narración, ya que su búsqueda en una Francia que se recupera de la ocupación nazi es el hilo conductor de la historia. Y el coche, el vehículo que conduce Finn a través de toda Francia, un Lagonda. Para salpimentar esta ensalada de personajes tan dispares y que sorprendentemente maridan bien entre sí, tenemos al siempre caballeroso Cameron, al malvado René, al estúpido comandante Allenton y las maravillosas flores del mal: Margarite, Lilly y Violette, imprescindibles en esta novela y que podrían justificar una de cada una de ellas por separado.

   Leyendo descubriremos también algunos capítulos muy negros en la historia de Francia, como el que pasó en el pequeño pueblo de Oradur-sur-Glane y que os encogerá el corazón, más aún sabiendo que está basado en hechos reales, como también lo son algunos personajes de la novela, aunque tendréis que llegar hasta el final para descubrir cuales.

   La historia está narrada en dos hilos temporales, el de Charlie St. Clair en 1947, centrado en la búsqueda de su prima Rose a través de Francia y el de Eve en 1915, en plena Primera Guerra Mundial, donde trabajan al servicio del gobierno británico una serie de espías conocidas como la red de Alice. Los capítulos son breves lo que hacen muy ágil la lectura. Ambos hilos temporales van alternándose haciendo la lectura interesante y amena, cambiando así el escenario donde se desarrolla la historia. Las descripciones son muy vívidas, lo que hace que a veces te encuentres en prados llenos de flores mientras te acercas en el Lagonda para buscar a Rose en un pueblecito francés cualquiera. El contraste entre la fina y educada Charlie y la áspera Eve, con el callado Finn hace que la historia no resulte edulcorada, a pesar de que a veces puede en contraposición resultar también un poco dura.

   Para finalizar os diré que la red de Alice me ha entretenido mucho, es una no-clásica novela de espías, que te hará disfrutar de horas de animada lectura, que se lee con facilidad y que tiene unos personajes reales y creíbles que van buscando resolver sus problemas vitales, y al fin y al cabo, ¿no hacemos todos lo mismo?

LA RED DE ALICE: OCHO.


PD: Te aviso, le acabarás cogiendo tirria a Baudelaire... ahí lo dejo.

    

   

jueves, 13 de febrero de 2020

Soñé en La Habana, Dolores Conquero.

Hola a todos.

¿Cómo estáis?

   Hoy vengo para traeros una duda con aires isleños. Se trata de la novela de Dolores Conquero "Soñé en La Habana". Es un libro auto editado en tapa blanda y que tiene 238 páginas que nos dejan una propuesta muy interesante.

Alicia siempre ha sentido debilidad por todo lo que tiene que ver con Cuba. Su música, su cine, su cultura, su gente. Tras un tiempo divorciada decide darse un capricho aprovechando que su economía se encuentra en buen estado y se va con su hija a conocer uno de sus sueños: Cuba.

   Una vez en la isla se da cuenta de que no es un destino para ir acompañada de una adolescente. Decide perderse de vez en cuando y dejar a su hija viendo la televisión en su habitación de hotel, y es así, dando una vuelta para conocer La Habana real cuando conoce a Yodiel
   Yodiel es un joven de color sin oficio ni beneficio, mucho más joven que ella. Al principio se deja acompañar por curiosidad, no sin advertirle previamente de que ella no es una turista rica y le deja muy claro que no tiene dinero, pese a ello, Yodiel no ceja en su empeño de conquistarla, y es así, en este sueño habanero donde para su propia sorpresa, Alicia se enamora perdidamente de Yodiel.


   Junto con el amor aparecen las dudas, y Alicia no para de cuestionárselo todo una vez de vuelta en España. ¿La querrá Yodiel de verdad? ¿Es amor lo que siente por él? ¿Será una relación viable? ¿Quién es Yodiel realmente? y sobre todo y por encima de todo ¿Qué hace cuando ella no está?


   Alicia comienza un verdadero trabajo de investigación sobre todo lo relacionado con Cuba, sus gentes, la realidad social tan dura que vive la isla, como consiguen salir muchos de sus habitantes del país y el importante papel que juegan en este caso los miles de turistas extranjeros que han vuelto con una pareja cubana. ¿Será este su caso? ¿Será amor de verdad? 

   Con esta premisa tan interesante Dolores Conquero nos mantiene durante todo el libro en una intensa duda en la que irás cambiando de opinión de forma continua. ¿Se aprovecha Yodiel de Alicia? ¿Es ella  la que se aprovecha de un chico más joven y con menos experiencia o es por el contrario una verdadera historia de amor, dos seres que estaban destinados a encontrarse en ese punto de sus vidas?

   Tengo que reconocer que la autora me ha mantenido pegado a la historia durante toda la novela, que he ido cambiando de opinión sin parar, dejándome llevar por el juego que nos propone Dolores. Que he regañado mentalmente a Alicia por creer en cuentos de hadas en algunos momentos, o he rezado (metafóricamente) para que le dé a Yodiel una oportunidad porque lo suyo es verdadero, en otros. Esto que en principio parece un planteamiento sencillo, no lo es. Dolores juega con maestría la carta de la incertidumbre, y te hace dudar de todas tus ideas preconcebidas. ¿Hasta que punto juegan los prejuicios en una relación?

   La historia es muy original, la ambientación es muy buena y la trama se mantiene con fuerza, llevándote página tras página y en un mar de dudas hasta el final a través de capítulos breves que se leen con facilidad.

   Quiero dar las gracias a Ana Kayena por esta divertida iniciativa #QuieroSerTuEscritorInvisible con la que algunos blogueros y autores comenzamos el año de la mejor manera posible.

SOÑÉ EN LA HABANA: OCHO Y MEDIO.

PD: Dentro de poco, antes de que nos demos cuenta, llegará de nuevo el verano ¿A quién no le apetece abrir las puertas a un amor cubano?


 



martes, 31 de diciembre de 2019

Extranjeros bienvenidos, Barbara Pym

¡Hola a todos!

   A punto de acabar el año os traigo la última reseña de este 2019, es un libro muy corto que podéis leer entre los ratos que os dejen libres los preparativos para recibir el 2020. Se trata de Extranjeros bienvenidos, de la autora inglesa Barbara Pym, más conocida por sus Mujeres excelentes. Está encuadernado en tapa blanda por Gatopardo ediciones, en formato pequeño y tiene 212 páginas que incluyen el libro y una breve charla radiofónica con la autora.

   Cassandra Marsh-Gibbon es una joven ama de casa, esposa de Adam, un escritor con complejo de genio de las letras y por ello muy respetado en el pequeño pueblo inglés de Up Callow, cosa que se permite gracias a la fortuna de su esposa. Son un matrimonio joven, aunque ya encadenado a unas suaves y cómodas rutinas, básicamente Cassandra se desvive por hacer más fácil la existencia a su marido en todos los aspectos, hasta llegar a un punto de infantilizarlo al máximo. Toda esta plácida y aburrida existencia dará al traste cuando al pequeño pueblo llegue un nuevo vecino, un extranjero.

   El señor Stefan Tilos, húngaro, llega a Up Callow revolucionando a los vecinos y despertando la curiosidad de todo bicho viviente en el pueblo. Especialmente Angela Gay, soltera empedernida que está deseando dejar de serlo y anda a la caza (si, a la caza) de un marido que la saque de su rutina y de la condición de soltera y así pasar al más honorable estatus de señora casada. Para disgusto de todos, especialmente de Ángela, el Señor Tilos se enamorará perdidamente de Cassandra, cosa que ésta aprovechará para intentar despertar los instintos y celos de su monótono marido Adam. Pero ya sabemos todos que estas cosas no siempre salen como uno planea ¿verdad? Mientras tanto, otros vecinos que ya dan su vida por terminada descubrirán que esta siempre depara sorpresas dignas de ser vividas.

   Nos encontramos ante una lectura plácida y deliciosa, ambientada en los primeros años del s.XX, en la campiña inglesa. Barbara Pym combina como pocas la crítica a la sociedad de la época y sobre todo al papel que las mujeres desempeñaban en ella, y lo hace, sobre todo, con una finísima ironía que hace de la lectura de este libro un pequeño placer. Los capítulos son muy cortos y la historia te involucra en el pequeño pueblo de Up Callow, donde todos viven pendientes del que dirán, como en cualquier pueblo pequeño de cualquier parte del mundo, mientras la vida pasa, y mucha gente se queda sin vivir por lo que puedan pensar otros.

EXTRANJEROS, BIENVENIDOS: SIETE Y MEDIO.

PD: Nunca des nada por sentado, estés a la altura que estés en tu vida.

lunes, 23 de diciembre de 2019

El desfile de los malditos, Antonio Lozano

   ¡Hola todos!
   ¿Cómo van esos preparativos navideños?

   Antes de que os pongáis todos  a comprar turrón como locos os he traído un libro que ha sido un pequeño descubrimiento para mi. Se trata de El desfile de los malditos de Antonio Lozano. El libro está editado en tapa blanda por Alrevés y tiene 316 angustiosas páginas.

   Lo primero que quiero hacer es reconocer que no conocía a este autor, y que me ha gustado mucho su forma de escribir, tristemente, tras leer la primera página me llevé la sorpresa de que Antonio Lozano había fallecido este mismo año. Por buscar un lado bueno a todo esto, me enteré de que tiene otro libro que cuenta con el mismo detective como protagonista. Se trata de José García Gago, detective en horas bajas, desengañado de una profesión en la que se embarcó buscando las grandes emociones de las novelas y series americanas, ya que él se imaginaba resolviendo grandes asesinatos y disponiendo de altos ingresos. En su lugar su rutina diaria está llena de investigaciones de infidelidades, papeleos y otros casos de poca monta. En estos pequeños asuntos le ayuda su media naranja, o amiga con derecho a roce, Margarita, con la que tiene una relación más o menos estable, pero en la que al final del día cada mochuelo va a su olivo. Margarita también lo acompaña en sus ágapes culinarios en el restaurante al que van, que tiene platos temáticos y cuyo dueño es experto en novela negra.

   En su despacho se presentan una mañana los hermanos Artiles, su intención es contratarle para localizar a su hermano Ildefonso Artiles, profesor de historia desaparecido hace unos años y al que ahora necesitan encontrar por un oscuro motivo, aunque según ellos es por una herencia para la que necesitan su firma. Tras aceptar el caso, nuestro detective se desplaza de Las Palmas a Madrid y posteriormente a Barcelona. Tras esta desaparición y tras entrevistarse con la gente que conocía a Ildefonso, García Gago se irá internado cada vez más en asuntos mucho más turbios y que no quiero desvelar para no estropear el desarrollo del a novela (soy de los que apenas lee las cubiertas traseras).

   Tan solo decir que los temas que trata este libro ponen los pelos de punta y te lo revuelven todo por dentro, ya que intercalados con los capítulos del detective García Gago, aparecen los de la gente afectada por la trama que subyace tras la desaparición de Ildefonso y que son de los que te hacen estremecer de pavor y enfadarte con el mundo por existir cosas así, ya que como siempre, estas cosas afectan a la gente más necesitada e indefensa.

   La novela se lee muy fácilmente, te atrapa desde el principio y te va llevando página tras página al mundo oscuro que se oculta tras las fachadas de respetables instituciones por delante de las que todos pasamos cada día sin llegar a sospechar tan siquiera que la vida y el futuro de mucha gente se estén decidiendo dentro por unos miserables euros. Como amable contrapunto, la desenfadada relación del detective con su amada Margarita, y esas comilonas de novela criminal que el protagonista se mete entre pecho y espalda y el lado humano del que recubre a la gente invisible que no tiene un techo bajo el que guarecerse y que nos cruzamos cada día sin mirarlos a la cara como si no existiesen.

EL DESFILE DE LOS MALDITOS, OCHO.

PD: La rueda del destino es impredecible, un día estás arriba y al siguiente puedes estar en la calle, y te volverás invisible para la sociedad.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Moroloco, Luis Esteban

¡Hola a todos!

¿Qué tal vais? Seguro que genial.

Yo sigo muy liado y por eso me paso para dejaros otra breve reseña. Esta vez se trata de Moroloco de Luis Esteban, autor que no conocía y que me ha sorprendido gratamente. El libro está editado por Suma de letras en tapa blanda y tiene 507 páginas.

El comisario de la Policía Nacional Gabriel Zabalza podía pedir el destino que quisiera, todos pensaban que cogería un buen destino, o al menos uno cómodo, sin embargo sorprende a propios y extraños eligiendo Algeciras, un punto caliente en cuanto a narcotráfico se refiere, por supuesto tiene sus motivos, pero dejaré que los decubráis leyendo la novela. Junto a Zabalza está su esposa, Pilar. Ambos llevan una tristeza infinita a sus espaldas al haber perdido a su hija Lidia en un accidente de tráfico. Afortunadamente tienen otro hijo, Yago, que les da motivos para vivir.

Por otro lado tenemos a Moroloco, el mayor traficante de hachís de Europa, conocido a ambos lados del Estrecho y con conexiones con los servicios secretos marroquíes, que hacen la vista gorda ante sus incursiones. Moroloco es un macho alfa, lo quiere todo, y se rige por su propio código de conducta. Ya ha amasado una inmensa fortuna, pero siempre quiere más, más dinero y sobre todo, más poder. Poder para regir los destinos de todos aquellos que viven a la sombra de todo lo que mueve económicamente en una zona deprimida y sin muchas salidas laborales, donde mucha gente depende de las narcolanchas, los alijos, los que vigilan y los que transportan, etc. Todo este vocabulario lo aprenderemos al leer la novela ya que tiene muchas palabras en "germanía" que es el argot en el que se mueven nuestros personajes. Junto a Moroloco está su esposa Halima, y su pequeño hijo. A pesar de todo lo que tiene, y como todos sabemos ya, el dinero no lo puede comprar todo, y tanto Rachid como su esposa guardan otra pena en el corazón.

La novela es muy entretenida, se lee muy rápido y tiene mucha acción. Casi se puede leer como si fuera el guión de una serie, y nos muestra los entresijos del mundo del narcotráfico, las relaciones entre narcos, entre policías, los buenos, que luchan contra los malos y los que se venden y se dejan comprar con grandes sumas de dinero para mirar para otro lado o favorecer activamente con información a los malos. Y utilizo este vocabulario adrede, porque esta es una novela de buenos y  malos, pese a que veces ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos.

Para acabar de entrelazar todos los hilos narrativos añadimos además las relaciones de la prensa y la política con el mundo del narcotráfico, mas estrecho aún de lo que podríamos pensar. Y es que, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Novela muy aconsejable para disfrutar y que nos hace pensar si lo que narra, aparte de ser ficción puede tener visos de realidad, porque daría mucho miedo.

MOROLOCO, OCHO.

PD: Nada es lo que parece. Nadie es lo que parece.