lunes, 2 de julio de 2018

Escrita en tu nombre, Amelia Noguera.

Buenas y veraniegas mañanas.

Hoy os traigo una novela intimista, se trata de Escrita en tu nombre, de Amelia Noguera. Está editada por Berenice en tapa blanda y tiene 350 páginas.

Magdalena es una mujer aún joven que tiene que asimilar un fracaso amoroso y vital. Pero no siempre es fácil. En su interior varias facciones pugnan por imponerse al resto y tomar las riendas de su vida. Magda, aferrada al pasado, resistente al cambio, conservadora y sufridora. Herida, muy herida y dañada, dañada por quién supuestamente más tenía que cuidarla. Y Malena, que quiere ponerse el mundo por montera, y disfrutar, abrirse, reír, avanzar, amar. Recuperada y liberada de las ataduras que la han mantenido amordazada durante años. Estas dos personalidades tan diferentes tratan de callarse la una a la otra, anularse para sobrevivir, y es que cambia mucho la vida según la dirija una o la otra. Además tenemos a su "Yo" recientemente recuperado, porque como ella misma dice al principio de la historia: "llevaba demasiado tiempo no siendo yo".

Omid. Un músico iraní afincado primero en Gran Bretaña y luego en España. Como buen músico es sensible, en exceso a veces, y la gente sensible sufre, porque no sabe mirar para otro lado cuando debe y siente las desgracias ajenas como propias, y el dolor ajeno como suyo. A la vez tiene una fortaleza abismal, la que le permite seguir adelante intentando obviar un pasado doloroso, tan doloroso que no quiere volver a su país de forma permanente a pesar de que toda su familia, los que quedan al menos, viven allí y quieren que se reúna con ellos. Pero Omid no puede volver y olvidar, volver y sufrir, volver y vivir sobre todo por los que ya no podrán. Porque el destino es cruel y a veces elije. Elije entre quienes lo son todo para tí y ellos no siguen viviendo y tu si. ¿Por qué? ¿Que te hace a ti seguir viviendo, ser elegido ? ¿Cómo perdonarte a tí mismo seguir adelante, estar vivo?

Junto a las diferentes encarnaciones de Magdalena, (Malena, Magda y su yo) está su amiga de siempre Laura. Esa amistad que cristaliza forjada por los lazos de acero de la infancia y que parece indestructible, incuestionable, para siempre. Pero el tiempo nos enseña que nada es para siempre. También tenemos a la familia de Malena, que lucha por sobrevivir en una época difícil, persiguiendo un sueño, unos padres vencidos, que se levantan cada día para dar batalla, y que tras mucho esfuerzo logran uno de sus sueños. Esto les dará energía y fuerza para tirar una temporada más. Pero los sueños alcanzados a veces, con el tiempo, se tornan pesadillas y acaban por hundirte bajo su peso.

Del lado de Omid tenemos a su amigo Juan, abandonado por el amor de su vida, que siempre se dejó querer (es muy cómodo que te traten como a una reina y dejarse adorar) y que salió huyendo detrás de otra mirada. Lo ha hecho otras veces, pero esta ocasión es distinta, ha dejado junto al abatido Juan a su hijo, un niño inteligente y sensible al que no sabe como cuidar. Juan necesita apoyo para ejercer de padre de un niño que no es suyo, pero al que adora como tal. También tenemos a Anabel, fuerte, independiente, segura de sí misma, la cara opuesta de Magda y que apabulla a Malena. Anabel siente que el mundo le pertenece por derecho, que todo está a sus pies, para hacer y deshacer a su antojo. Y la familia de Omid, esperando una vuelta al hogar que nunca llega. Espera una madre, una hermana, unos sobrinos, pero no esperan otros, un padre, un hermano...

Además tenemos a una serie de personajes episódicos, como prismas que nos ayudan a situar a los protagonistas y que se ven influenciados por su contacto, produciendo cambios radicales en sus vidas, que Omid y Malena no se atreven a realizar.

La historia en principio llegó a mis oidos como novela romántica. Nada más lejos de la realidad. En el mundo de hoy vivimos para etiquetar, todo tiene que pertenecer a una categoría u otra. Bajo mi punto de vista estamos ante una historia de amor, si, pero no una novela romántica bajo ningún concepto. Es una historia intimista, de unos personajes que por distintas circunstancias han sufrido daños personales importantes en su vida, de los que dejan huella y dejan marcas, de los que rompen en pedazos fuertes personalidades, y destruyen lo mejor de ti, tu autoestima, tu propio yo. No es fácil recuperarse de algo así, y cuando parece que lo estás consiguiendo siempre hay un lado Magda que por miedo no quiere avanzar. Es más seguro no ceder, negarse a ver la realidad y seguir viviendo en una fantasía, negarse a ver evita el dolor. Seguir adelante duele.

Aviso de que cuesta un poco entrar en la novela, un poco. Pero después, más pronto que tarde, quedarás sumergido y totalmente subyugado por la historia de Malena y Omid, por su lucha por la vida y por seguir adelante dejando atrás los fantasmas del pasado. Digo Malena, porque es con quién hay que quedarse, la que avanza a pesar del miedo y de las vacilaciones.

La novela está divida en capítulos, que a su vez se dividen en fragmentos más pequeños que facilitan su lectura. El estilo es intimista, como una amiga o un amigo que te va desvelando poco a poco su historia, sus problemas y como enfrentarse a ellos. Hay descripciones maravillosas, destaco unos paseos por Roma que te hacen estar realmente en la ciudad,  como si de una visita de realidad virtual se tratase. Tal vez si que es una lectura más pausada, para reflexionar sobre gente que ha acabado rota en pedazos y aún así tienen la valentía de luchar y tratar de recomponer esos pedazos, aunque al final no queden como estaban en un principio.

ESCRITA EN TU NOMBRE, OCHO.

PD: ¿Y tú, lucharías por recomponer tus pedazos rotos por la vida? ¿Nos queda otra opción?

viernes, 22 de junio de 2018

Toda la verdad, Karen Cleveland

Hola, espero que todos tengáis un buen inicio de verano.

Para ayudar a que esto ocurra hoy os traigo Toda la verdad, de Karen Cleveland, está editado por Planeta en tapa dura y tiene 442 páginas.

Viv y Matt son el clásico matrimonio americano de clase media. Viven en una casa con jardín, con cuatro hijos pequeños, él con un trabajo estándar y el de ella algo más peculiar, trabaja para la Central de Inteligencia Americana, la CIA. Su puesto actual es de una importancia sumamente relevante, ya que está destinada en la sección que lucha contra el espionaje ruso. Es cierto que Viv siempre ha pensado que su trabajo cuenta, que ayuda a su país y disfrutaba mucho con el. Aunque últimamente su trabajo ya no es su prioridad número uno, desde que nació su primer hijo, Luke, ha deseado ser una madre al uso y pasar tiempo con él, después llegaron los demás. y siempre, por una razón o por otra, ha tenido que ir postergando ese deseo, por el bien de los niños, por el bien de América.

Matt, es el hombre de los sueños de Viv. Un marido atento, que le regala flores, que trabaja menos horas, por lo que se encarga de la comida, de la compra, de recoger a los niños del colegio (uno de los mejores de la zona, aunque cueste mucho pagarlo) de las consultas con el médico del pequeño y de llevarlos a todos a sus múltiples actividades diarias. Siempre ha sido el marido perfecto, de película, tal vez incluso... demasiado perfecto. Viv se siente mal cuando ve que los niños quieren más a su padre, que es él quien los comprende y cura todos sus temores con su sola presencia. Mami siempre tiene trabajo, es lo normal...

Un día de trabajo normal se vuelve mucho más emocionante, cuando antes de tener que atender a una reunión para ver el progreso del último periodo (y al que no tiene nada nuevo que llevar) Viv descubre que se está acercando mucho a un posible contacto ruso. No quiere que sus expectativas vuelen, muchas veces estos casos suelen acabar en falsas alarmas. Pero parece que este tiene visos de ser un hallazgo real. Después de infiltrarse en lo que parece ser un ordenador que opera desde Moscú, descubre un fichero cifrado en que aparecen las fotos de cinco posibles espías rusos infiltrados en América. Su sorpresa es mayúscula cuando al llegar a la última foto resulta que conoce al posible espía.

Entre los compañeros de Viv hay de todo, quién le da a la bebida, quién tiene una pareja de su mismo sexo, quien tiene problemas maritales o quien sufre verdaderas tragedias en casa. ¿Podría uno de ellos... traicionar a su país? ¿Podrían haber llegado tan lejos desde Rusia? ¿O la traición estará mucho mas cerca? ¿Tal vez en casa ?

La historia es muy entretenida, te sumerge desde el principio en un ambiente de sospecha e inseguridad que te mantiene en vilo durante toda la novela. La posición en la que se encuentra Viv no se la desearía a nadie, durante la lectura me he planteado varias veces si la forma de actuar del personaje era verosímil, me refiero en concreto a que este personaje es una analista de la CIA, a la que se presupone un entrenamiento muy exhaustivo en ciertos aspectos necesarios en un centro de inteligencia. Y tengo que reconocer que mi valoración del personaje en esos momentos caía. Por otro lado, cuando algo te afecta de forma tan directa como a Viv en esta historia debe ser muy difícil actuar de forma totalmente imparcial, y separar la razón de los sentimientos, lo que crees, y lo que quieres creer, Y al final, ¿que hay más humano que eso, creer lo que queremos creer, aunque todas las flechas apunten en otra dirección?

El libro cumple con las expectativas, es una lectura ligera, ideal para el verano, para meterla en la bolsa de la playa o la piscina y leerla en la arena, en la tumbona o en el césped, dependiendo de la suerte de cada cual. Os hará pasar un rato muy entretenido y podréis seguir las vicisitudes de la pobre Viv, y analizar si su forma de actuar os convence o no, juzgar es fácil, pero... ¿Qué harías tú en su misma situación? ¿Cómo lo resolverías? Difícil, muy difícil. 

TODA LA VERDAD, SIETE.

PD: Echad una mirada a vuestro alrededor, ¿todo va bien, demasiado bien? tened cuidado, tal vez tengáis un infiltrado...

miércoles, 6 de junio de 2018

Golpes, Pere Cervantes.

Buenas tardes!

Hoy vamos a hablar de Golpes, la última novela de Pere Cervantes, está editado en tapa blanda por Alrevés y tiene 190 intensas páginas que no os dejarán indiferentes.

444 es la cifra que marca la diferencia.
444 noches en una prisión pueden separar lo que has sido de lo que serás. Puede separar tu vida anterior, romperla y cambiarla para siempre. Puede ser la línea que divide entre policía o delincuente.

Alfa es un policía de fuertes convicciones, de los que creen que el fin justifica los medios. Que el bien supremo por el que lucha, limpiar las calles de drogas, bien merece a veces hacer algunas concesiones. Aunque estas concesiones puedan llegar, si se conocen, a escandalizar a la sociedad, a hacer a compañeros y a la gente normal arrugar el gesto, girar la cara. Esas concesiones están mal, no son aceptables, no ven que son el precio que hay que pagar para estar a salvo, para que las cosas funcionen, para que la sociedad tenga esa sensación de falsa seguridad que nos envuelve a todos, esa que nos permite conservar el respeto por nosotros mismos, que nos hace creernos buenas personas y que no perdonemos nunca, bajo ningún concepto a los que las permiten o las ejecutan. Esas concesiones que nos permiten juzgar a los demás.

Alfa siempre ha sido un amante del boxeo, aunque ya no pelea, y siempre ha llevado la filosofía de ese deporte a la vida misma. En su cuadrilátero particular hay cuatro hombres que guardan sus esquinas, que son su soporte vital, su fuerza y la sabia de la que se nutre para enfrentarse a la dureza del día a día. Pero esas esquinas no siempre estarán guardadas, ni siquiera los ángeles de la guarda son para siempre. Nada lo es.

Tras pasar por prisión Alfa tiene las cosas muy claras. Afortunadamente no es un hombre anclado a su pasado, ya no. Tras sufrir dolorosas pérdidas sabe que tiene que mirar hacia delante. Es complicado, es duro, sobre todo cuando sales sin estar libre de sospecha, cuando todos piensan que eres lo que siempre más has odiado, lo que siempre has perseguido dejándote en ello tu propia piel. No hay una única mujer, siempre ha habido varias, nunca ha sido un buen marido, ni un buen novio, pero en su fuero interno cree que ha sido un buen padre, sabe que ha sido un buen padre. Por eso,  hará lo que tiene que hacer. Porque con su sueldo tras salir de su encierro y tras pagar la manutención de su hija no le queda para vivir dignamente, la dignidad cuesta dinero, como todo en esta vida.

Solo será libre cuando tome la decisión de convertirse en lo que nunca creyó llegar a ser, solo una decisión, y podrá serlo, libre, rodando en su moto sin destino conocido, errando de mujer en mujer, de ciudad en ciudad, de amigo en amigo. Aunque cada vez le queden menos.

¿Qué hacer cuando todo tu pasado se desmorona?

Esta historia está dividida en doce asaltos, como un combate, ¿acaso vivir no es eso, combatir, pelear cada día? A su vez, transcurre en dos periodos temporales, los asaltos impares nos cuentan el presente de Alfa, y los asaltos pares, su pasado. El futuro está por escribir.

He sabido al leer algunas entrevistas del autor, que el libro está basado en hechos reales, tal vez por eso esté tan bien reflejada toda la lucha existencial de Alfa, su lucha interior por sobrevivir. Los capítulos o asaltos son cortos, pero no os dejéis engañar por su aparente brevedad, ya que esconden verdaderos tesoros aplicables a la vida de cada uno de nosotros, filosofía aplicada del boxeo, y no, no soy un aficionado ni lo he sido nunca, y por eso he sido el primer sorprendido. Además están tan bien escritos...

Están tan bien escritos los asaltos, que este libro, pese a su longitud, es para leer despacio, de forma pausada, para disfrutarlo, paladearlo, reposarlo y asimilarlo. No quiero que hagáis una lectura equivocada de esto que acabo de decir, no es denso, ni difícil de entender, más bien al contrario, es totalmente asequible, pero te obliga a detenerte a pensar tras cada reflexión, y a disfrutar de la forma en la que está reflejada e integrada en la historia. También se nota el profundo conocimiento que el autor tiene de la temática de la novela, tanto, que se permite pequeños guiños a sí mismo y a su obra, que a los lectores veteranos os gustarán.

Para resumir, Golpes es uno de esos libros que pueden estar sobre la mesa, para leer y releer y con ganas de justamente eso me he quedado, de volverlo a leer según lo terminé, y francamente, eso no es algo fácil de conseguir por mucho que te guste un libro o un autor. Señor Pere Cervantes, ha ganado usted un lector mucho más fiel de lo que su personaje de esta novela es a sus mujeres. Aunque tengo que reconocer que él también les es fiel a todas, a su manera.

444 es la cifra que cambia a Alfa, ¿cuál es la cifra que puede cambiarte a ti?

GOLPES, NUEVE Y MEDIO.

PD: La vida es como un ring de boxeo, hay que estar siempre preparados para el siguiente asalto.









domingo, 27 de mayo de 2018

La ciudad de la lluvia, Alfonso del Río.

Buenas tardes Readers!!

Hoy os voy a hablar sobre uno de los thrillers del momento, La ciudad de la lluvia, de Alfonso del Río. Está editado por Destino en tapa dura y tiene 622 páginas.

Rebuscando en una caja aparece una vieja fotografía en tonos sepia, en ella se puede ver a cuatro personas que miran a cámara, cuatro adultos y un niño. Hay otra persona vestida con uniforme militar que observa un avión de los años cuarenta de espaldas al objetivo. ¿Quiénes son éstas personas?

La persona que ha dado con la caja, chocando con ella tras una mudanza de vuelta a Bilbao es Alain Lara, flamante nuevo jugador del Athletic Club, atrás queda su estancia en el Valencia, ha vuelto a casa para jugar en su Club, en el equipo en el que también jugó su abuelo en su época, Rodrigo Lezo. Están muy unidos, tras la muerte de los padres de Alain solo se tienen el uno al otro. El abuelo, que últimamente anda callado y meditabundo. Nunca ha sido muy hablador, al igual que él, pero lo nota raro, como si tramase algo. Está claro que hay algo que le preocupa demasiado, pero ¿para que va preguntarle? su abuelo de todas formas no respondería.

Rodrigo está mucho más que preocupado, está aterrado. Dicen que el pasado siempre vuelve, y que te alcanza donde quiera que te encuentre. Y te arrolla, llevándote por delante si tienes cuentas pendientes con el. Pues bien, el pasado de Rodrigo lo ha encontrado en forma de foto, de foto en tonos sepia con un mensaje escrito por detrás. No puede decírselo a nadie, pero eso no es lo peor. Lo peor es qué hará su nieto cuando él ya no esté.

David Schaffer es un prometedor abogado que da sus primeros pasos en un bufete importante de Bilbao. Allí tendrá que demostrar su valía entre el resto de compañeros, pasantes y socios. Esos socios que los apabullan con toneladas de trabajo, papeles y encargos sin ser conscientes de que los dejan sin apenas vida personal. Esa vida personal que mejoraría o mejor aún, cambiaría radicalmente si María estuviera en ella. María, un sueño que camina descalza por el bufete, hija de un importante empresario pero que es una más entre los aspirantes recién llegados al despacho de abogados. Si tan solo se atreviera a dar el paso y decirle que está loco por ella. A David, que no se detiene ante nada, lo paraliza el miedo al rechazo.

En otra época, en otra vida, se encuentra el Extranjero, concretamente en la Alemania nazi. Haciendo tratos con ellos, medrando con ellos, aunque a veces haya daños colaterales, vidas insignificantes que tengan que pagar las consecuencias de sus actos. Vidas como la de Maruska Dvorák, que escribe sin parar todas las noches, sin saber que esas líneas pueden ser su perdición.¿Pero eso qué importa? Mientras no sea él. Siempre ha sido así y así está bien.

La historia transcurre en dos tiempos, el Bilbao de los años ochenta, con la inestable situación política, ETA, y las lluvias torrenciales que causaron estragos en la ciudad de fondo. Los aficionados al fútbol están de enhorabuena, mas aún si son del Athletic, ya que al ser el equipo en el que juega Alain forma parte de la ambientación de la novela. El segundo tiempo lo encontraremos en la Alemania nazi de los años cuarenta. Tengo que decir que todo este periodo, más oscuro, me ha resultado de lo más evocador, ya que al igual que la parte que transcurre en Bilbao, está muy logrado. Aquí y allá van mezclándose con nuestros personajes ficticios algunos otros que han sido o son reales, como Vicente del Bosque, Clemente, Goebbels, Hitler y algunos otros que iréis descubriendo como si de un cameo en una película se tratara.

Los capítulos se van alternando entre la historia de David, que nos va relatando él mismo, y que viene en tipografía de máquina de escribir de toda la vida y los que nos van contando la historia general, que van introducidos por una breve frase, una sentencia o una reflexión  relacionada con los personajes del libro. No son excesivamente largos, y aunque haya alguno que lo sea un pocomás se os hará corto, os lo aseguro. La trama está muy conseguida y no da ni un respiro, hasta que como todos esperamos, ambos periodos acaben entrelazándose para darle sentido a la historia.

Mi única pequeña pega ha sido el personaje de Alain, que para su edad resulta si no tal vez excesivamente maduro, dado todo lo que ha tenido que vivir, si con un aplomo, una seguridad inquebrantable y absoluta en todo momento y que siempre sabe lo que tiene que hacer impropia de alguien tan joven. Además es de una rectitud moral que para los tiempos que corren llama la atención. Esto, como he dicho, por poner una mínima objeción al libro, del que por lo demás he disfrutado completamente y de cada una de sus páginas.

En definitiva, una gran historia, para disfrutar al máximo, que os trasladará al pasado reciente más cercano, y al pasado oscuro de la Segunda Guerra Mundial, que no os dará tregua y que os dejará impactados al final. Una historia bien cuajada, y es que, como el propio autor dice, le ha llevado diez años terminarla. Vosotros la leeréis en mucho menos, prometido.

LA CIUDAD DE LA LLUVIA, NUEVE.

PD: Mucho cuidado con revolver en las cajas polvorientas del pasado.






martes, 15 de mayo de 2018

Río revuelto, Joan Didion

Hola Readers!!

Hoy vengo a hablaros de Río revuelto, de la autora americana Joan Didion. El libro está editada en tapa blanda por Gatopardo ediciones y tiene 312 páginas.

Estamos en el cálido verano de 1959 en California. Lily y su esposo Everett tienen un encuentro inesperado en un embarcadero, tras un disparo, que traerá graves consecuencias para el matrimonio. Un matrimonio que no pasa por sus mejores momentos. Lleno de traiciones y falsas apariencias, y una falta de comunicación absolutamente brutal en dos personas que llevan juntas más de veinte años. Este es precisamente el lapso de tiempo en el que a partir del disparo echamos la vista atrás. Donde unos jóvenes Lily y Everett están al comienzo de su relación, con un futuro prometedor a sus pies. En apariencia lo tienen todo a favor. Ambos descienden de familias de rancio abolengo dentro de la gente importante del Río, sus árboles genealógicos pueden remontarse a los primeros pioneros. Sus vidas transcurren lánguidamente, sin prisas, como baja a veces el agua del río, con un estilo de vida muy acomodado, y viviendo gracias a las plantaciones de lúpulo que son el cultivo vital de la zona. Pero a veces las aguas del río bajan tumultuosas y revueltas, y nuestras jóvenes promesas van desarrollando sus vidas entre la incomprensión mutua y las complicadas relaciones personales y familiares que marcan la vida entre la gente acomodada del río.

El libro está dividido en tres partes principales, Agosto de 1959. 1938-1959 y nuevamente Agosto 1959. A su vez, cada parte está dividida en capítulos no muy largos. Las partes inicial y final se corresponden con los momentos del disparo y la parte central, que es la más larga, nos cuenta los veinte años de incomunicación del matrimonio.

Este parece ser el tema principal, la falta de comunicación. Ambos personajes principales padecen de una fuerte indolencia, visto desde fuera es como si unos hilos que ellos mismos no comprenden los lleven de un lado a otro y a actuar de formas incomprensibles y a veces en contra de sus propios sentimientos. Aunque claro, a veces es muy difícil mostrar los propios sentimientos. Tampoco hacen nada para evitar esta desidia que marca sus vidas. Aunque a veces tomen decisiones importantes que ambos utilizarán como armas arrojadizas con las que echarse en cara sus formas de actuar.

Tengo que decir que no he sido capaz de conectar con la historia, ni he podido sentirme identificado con ninguno de los personajes. Joan Didion no ha removido mis aguas. Al contrario, las ha mantenido totalmente inmóviles, a la espera en cualquier momento de esa corriente que arrastre con todo en la historia, corriente que no ha llegado. Al menos a mí no me ha llegado.

Como puntos a favor tengo que resaltar la forma de describir la vida diaria de la gente acomodada de la época, como novela costumbrista puede tener su valor. Ver seres que se mueven como a merced del viento sin ser capaces de tomar las riendas sobre sus propias vidas tiene algo desgarrador. Pero tampoco puedes sentir empatía con quien no hace nada para remediar su destino. Otro punto a favor es la calidad de la edición. Gatopardo es sinónimo de calidad, y hay que valorar el punto de riesgo que tiene editar novelas alejadas de los cánones actuales. Estoy seguro de que mucha otra gente disfrutará de la historia, del estilo pausado y ligeramente afectado de la autora y sobre todo del tema, porque si hay algo de actualidad hoy día es la soledad y la falta de comunicación. Desgraciadamente no he sido uno de ellos.

RÍO REVUELTO: TRES.

PD: De las aguas mansas líbreme Dios, que de las otras ya me libro yo...



lunes, 7 de mayo de 2018

La tragedia del girasol, Benito Olmo.

Buenas tardes Readers!!

Hoy os voy a hablar del segundo libro de Benito Olmo, La tragedia del girasol, también protagonizado por el peculiar inspector Manuel Bianquetti. El libro está editado en tapa blanda por Suma de letras y tiene 396 páginas que rezuman novela negra de la buena. Los que hayáis leído La maniobra de la tortuga ya conoceréis al bueno de Bianquetti, ambas novelas pueden leerse de forma independiente.

Hoy vamos a comenzar con un pequeño experimento. Vamos a abrir la ventana, inspiramos profundamente... ¿A qué huele? Llega el aroma salado del mar, cargado con tintes de novela negra gaditana, porque no creo que lo haya dicho, pero estamos en Cádiz. Un Cádiz muy alejado de los tópicos de sol y veraneantes. Nos encontramos en un Cádiz negro, lluvioso, húmedo, muy bien ambientado, dónde vamos a encontrar a gente de los bajos fondos y a gente de las más altas esferas. Porque como en la anterior novela de Benito Olmo, Cádiz también es un personaje más.

No descubro nada si digo que comenzamos con nuestro querido Bianquetti expedientado, suspendido sin empleo y sueldo por una temporada y que tiene que hacer trabajos esporádicos como detective privado para sacarse un dinerillo con el que ir tirando. Se ha cogido prestado eso si, el viejo Kadett de la comisaría, que seguro que no echarán de menos y a él le hace un buen apaño. Uno de estos trabajos consiste en encontrar a Regina, una prostituta algo escurridiza y que le está dando más dificultades de las que él esperaba. Como con este trabajo no le basta, decide aceptar un encargo que le ha llegado a través del Inspector Silva, un compañero de la comisaría con el que Bianquetti ha tenido sus más y sus menos en el pasado. Se trata de proteger a un gran empresario gaditano, Carlos Ferraro, forofo del fútbol y que llega acompañado de su nuera Mary, una mujer espectacular en todos los sentidos, de esas que juegan en grandes ligas. A pesar de ser un trabajo bien remunerado este encargo tiene sus contra prestaciones, además de venir de las incómodas manos de Silva, lo que ya es un martirio, tiene que ponerse a las órdenes del jefe de seguridad del empresario, Grégory y de su gran atlátere, Caracerdo (nuestro Bianquetti es muy dado a rebautizar a la gente).

Con estas sencillas bases Bianquetti se meterá en una espiral de violencia y muertes de la que podrá resultar difícilmente bien parado. De fondo tendremos a Cristina, la paciente Cristina, que está siempre ahí para recoger los pedazos cuando el gran titán se hace trizas y que es el único rayo de luz que queda en la vida de Bianquetti junto con su hija, que vive con su ex mujer en Madrid, y con la que no habla tanto como desearía, a pesar de esos momentos de quiero y no puedo, o más bien de no me atrevo por miedo al rechazo o al fracaso como padre o como pareja. Y es que a pesar del físico exterior de Bianquetti que es imponente en varios sentidos, el interior es muy frágil cuando está relacionado con las pocas personas que de verdad le importan. Pero estos pilares fundamentales en la vida del inspector pueden no estar siempre destinados a apuntalar sus salidas de tono, sus no respuestas y su falta de comunicación. Están comenzando a resquebrajarse, como cualquier tipo de relación, hay que alimentarlas con esmero, si no, se pueden desvanecer... irse con otros vientos, a otros lugares más cálidos y menos dolorosos.

Como un destello de brillo fulgurante entra Mary en escena, elegante, sofisticada, con movimientos felinos y sinuosos que atrapan todas las miradas, toda la atención disponible de todos cuantos la rodean, como un diamante al sol. Algo llamativo que puede eclipsar fácilmente algo que es verdadero, inalterable, seguro y sobre todo, puro. Pero no siempre valoramos las cosas seguras ¿verdad?. Junto a Mary está su marido, Leo Ferraro, hijo del gran empresario. Lujo, grandes firmas, casas exclusivas en zonas residenciales inalcanzables para el resto de los mortales, cuidadas maneras, y dinero, mucho dinero. Pero hay cosas que ni todo el dinero del mundo puede comprar y Leo está enamorado, perdidamente enamorado. Eso le lleva a prácticamente suplicar protección a Bianquetti, que se meterá en la boca del lobo, más por la velada petición que se esconde tras la mirada todopoderosa de Mary, que de los insistentes intentos de su marido por protegerla. Hay quién consigue con miradas lo que otros no podrían con fortunas. A partir de aquí es cosa vuestra, tenéis los hilos con los que seguir la compleja tela de araña que Benito Olmo construye cuidadosamente, en un Cádiz opresivo y agobiante por la lluvia y la humedad que hace que la ropa se te pegue al cuerpo.

La novela se lee sola, los métodos de Manuel Bianquetti son poco ortodoxos pero muy expeditivos. Y ya conocemos su poca disposición a seguir órdenes o las directrices de otros. No en vano está suspendido de empleo y sueldo. Los capítulos son breves y la aparente sencillez de su prosa hace que te deslices por las páginas sin apenas notarlo. Las dos tramas principales de la historia se entrecruzan hasta que acaban encajando. Tan solo apuntar que nos encontramos ante un libro que huele a clásico de novela negra, de la buena, de la de siempre, de la que se respira mientras lees, que recomiendo totalmente su lectura  y que espero que Bianquetti acabe convirtiéndose en un clásico y que entre en el Olimpo de los grandes detectives españoles.

LA TRAGEDIA DEL GIRASOL, NUEVE.

"Como un girasol, condenado hasta el final de sus días a seguir el movimiento del sol que le da la vida; el mismo sol que al cabo de unas semanas se la quitará, achicharrándolo".

PD: A disfrutar del sol Girasoles!!








jueves, 19 de abril de 2018

Un extraño en casa, Shari Lapena.

Buenas Readers!!

¿Qué tal estáis? Supongo que disfrutando del sol ahora que nuevamente ha vuelto a lucir tras semanas de lluvias. Hoy os traigo Un extraño en casa, de Shari Lapena. El libro está editado por Suma de letras en tapa dura y tiene 374 páginas.

Un extraño en casa es eso que ahora ha venido a denominarse "domestic noir". Un día, al volver del trabajo Tom Krupp llega a su casa cansando de trabajar. ¿Qué espera un buen marido neoyorquino como Tom al llegar al hogar? Pues que su mujer esté acabando de cocinar una deliciosa cena y tomarla juntos en un espacioso comedor con una copa de vino para acompañar los ricos manjares que ésta le ha preparado. Los deseos de Tom se van al traste cuando se encuentra la puerta de su casa sin cerrar con llave. Es algo muy extraño. El coche de su mujer tampoco está. Cuando entra se encuentra la casa vacía, la cena a medio preparar, y el bolso de su esposa con su cartera dentro en casa. Todo parece indicar que ha salido a toda prisa. Contrariado por no encontrar lo que esperaba Tom pone a hervir pasta (no, él no tiene que preparar una elaborada cena, con eso vale) y se dedica a esperar a que su esposa vuelva. De momento tan solo está mosqueado. Comienza a inquietarse cuando pasado un tiempo razonable Karen aún no ha vuelto. ¿Y si le ha pasado algo a su mujer? su mujer, que es siempre tan razonable, tan cabal, tan predecible. Decide llamar a todos sus amigos, y cuando aún así no obtiene resultados llama al 911. Algo horrible tiene que haber pasado.

Karen se despierta en un hospital sin saber como ha llegado allí. Por lo visto perdió el control de su coche, ella que siempre es tan prudente conduciendo. No recuerda nada. Además la zona donde tuvo el accidente no es precisamente recomendable. No al menos la que se espera que frecuente una mujer de clase acomodada del estado de Nueva York. ¿Qué hacía allí? No lo sabe... ¿O si?? La policía no lo tiene tan claro. Porque la policía también está involucrada para espanto de Tom. Y sospecha que alguien no está contando toda la verdad. Menos mal que siempre pueden confiar en su vecina Brigid, la mejor amiga de Karen. Vive en la casa de enfrente, siempre tejiendo frente a la ventana, siempre observando, atenta a cualquier mínimo movimiento de la pareja. Aunque con Tom no se lleva muy bien que digamos. ¿Por alguna razón en concreto? porque... alguna habrá.

La historia tengo que reconocer que atrapa y que te mantiene interesado durante toda la novela. Los personajes están bien trazados, especialmente Brigid, digna de una película de Hitchcock  y que resulta tan inquietante. Los capítulos son cortos y fáciles de leer y la prosa en sencilla, sin artificios, en momentos diría que incluso un poco plana. La novela viene avalada por el éxito que ha tenido su libro anterior, La pareja de al lado, del que poco os puedo decir ya que no he tenido la oportunidad de leerlo. A pesar de mantenerme intrigado y de que la historia tiene algunos giros inesperados tengo que decir que simplemente cubre las expectativas. Para pasar un buen rato de intriga una tarde de domingo, o para intercalar entre novelas más densas o simplemente como lectura de evasión, que no es poco.

UN EXTRAÑO EN CASA, SIETE.

PD: ¿Hay alguien que te mira desde la ventana de enfrente??

Un saludo Room Readers.