miércoles, 2 de enero de 2019

Bajo un cielo escarlata, Mark Sullivan.

¿Aún recuperándonos de los excesos navideños? Para hacerlo más fácil o como sugerencia para sus Majestades los Reyes Magos os traigo hoy una historia muy bonita y amena. Se trata de Bajo un cielo escarlata de Mark Sullivan. Está editado por Suma de letras en tapa blanda y tiene 574 páginas.

Pino Lella es un joven milanés que en 1943 solo se preocupa por la música y por las chicas, que dicho sea de paso, no le toman muy en serio. Su máxima preocupación es dar vueltas por Milán con su hermano pequeño Mimo y su mejor amigo Carletto y ayudar en la tienda de bolsos de su padre Michele o en la de maletas de su tío Albert. Tanta placidez llegará a su fin con la "toma" de Italia por el ejercito nazi. Ante el control de las fuerzas alemanas de Milán y el comienzo de los bombardeos aliados sobre la ciudad los padres de Pino y Mimo deciden sacarlos de la ciudad y enviarlos al refugio de montaña regentado por el padre Re. En este refugio y siguiendo las instrucciones del sacerdote, Pino dejará definitivamente atrás su niñez, y a espaldas de sus padres, que lo imaginan seguro en el refugio, participará en una red clandestina dedicada a ayudar a escapar a los judíos a través de pasos escarpados en los Alpes. A él se unirá más adelante su hermano Mimo.

Esta etapa llegará pronto a su fin cuando al cumplir los dieciocho años los nazis deciden reclutar a Pino. Ante su total oposición sus padres le instan a presentarse voluntario para que pueda acceder a la Organización Todt, ya que estos tan solo construyen cosas y no van a la guerra. Pino considera esto una total cobardía, pero no le queda otra opción que acceder para no contrariar los deseos de sus padres. Pino sufrirá mucho ya que tendrá que llevar una esvástica en el brazo, ante la total incomprensión de amigos, vecinos y de su propio hermano Mimo. Su suerte dará un giro inesperado cuando, por casualidad, su destino se cruce con el del general Leyers, máximo representante del régimen nazi en Milán y del que acabará siendo su chófer y a veces hará las funciones de traductor ante el mismo Duce o el cardenal Schuster. Puesto clave que usará para convertirse en espía para los partisanos que buscan la liberación de Italia de los alemanes y de los Camisas Negras fascistas. A partir de aquí Pino correrá muchos riesgos, pero también se enamorará perdidamente de la bella Anna Marta. Dieciocho años son dieciocho años incluso en tiempo de guerra, afortunadamente.

La novela está dividida en un prólogo, cinco partes y un epílogo llamado POSTGUERRA donde sabremos cual es el destino de los personajes después del conflicto. Tengo que decir que me encantan las novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, y lo que más me ha llamado la atención de este libro es que la cuenta desde la posición italiana. No la Italia fascista, sino la parte italiana que quería verse libre de alemanes y Camisas Negras. Es un punto de vista sobre el que no sé si es que se ha publicado poco o al que por circunstancias yo no he tenido mucho acceso, pero me sentí inmediatamente atraído cuando leí la sinopsis de la novela. La ambientación del Milán en guerra bajo el asedio de los bombardeos está muy lograda. Las salidas de la ciudad en tren de los ciudadanos para dormir al raso en pleno campo y volver por la mañana a la ciudad para contemplar los destrozos causados por las bombas y ver si sus negocios o sus casas seguían en pie me ha parecido muy curioso y muy duro a la vez. El hambre, el desabastecimiento o como poco a poco van saliendo a la luz los secretos ocultos por los nazis, como la mano de obra esclava, que Pino llama "los hombres grises", explotados hasta la extenuación, o los cargamentos de judíos en vagones destinados a reses de camino a los campos de concentración, en este caso Auschwitz, muchos hacia una muerte segura. La clasificación de los prisioneros, los diezmados para responder a los ataques de los partisanos italianos contra los nazis, en fin, la barbarie que todos sabemos que tuvo lugar y que está muy bien explicada en la novela antes los sorprendidos ojos de un muchacho que acaba de empezar a vivir.

La historia está narrada de forma muy clara y es muy sencilla de leer y atrapa desde el principio. La mayoría de los personajes son reales, lo que le añade crudeza al relato. No podremos evitar simpatizar con algunos personajes poco recomendables en algunos casos y odiar a otros sin medias tintas. Veremos la atrocidad de los actos de revancha llevados a cabo nada mas acabar la guerra por parte de gente "civilizada" sin razón y a veces ocultando otros motivos.

En fin, una historia muy recomendable para empezar este nuevo año, e incluso diría que necesaria, viendo los nuevos aires que soplan en la política nacional... Como pequeño "pero" diré que la trama argumental de amor resulta un poco tópica y predecible, pero que no le quita al libro ni un ápice de belleza a una historia heroica y desconocida de la Segunda Guerra Mundial.

BAJO UN CIELO ESCARLATA, OCHO.

PD: Atentos a los efectos secundarios de la novela, os encontraréis echando de menos a Pino y al Milán de los años cuarenta. Avisados estáis.


4 comentarios:

  1. No había prestado atención a esta novela, pero me gusta tu perspectiva y ya no la descarto. Además, me parece muy interesante el hecho de que esté narrada desde el punto de vista italiano y no el fascista precisamente, ya que no me consta haber leído ninguna en este sentido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me llamó mucho la atención, siempre hemos leído estas novelas con los puntos de vista americanos, ingleses, alemanes, o el francés como en el Ruiseñor, pero este está por descubrir. Un beso y gracias por pasarte y comentar.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta conocer la historia desde distintas perspectivas y esta novela ofrece esta posibilidad. Muy interesante. Saludos amigo

    ResponderEliminar
  4. La perspectiva de esta novela es muy original y está muy poco tratada. Muchas gracias por pasarte y comentar. Un abrazo Pedro.

    ResponderEliminar