lunes, 13 de agosto de 2018

Arderás en la tormenta, John Verdon.

Hola a tod@s!!

¿Qué tal va el verano? Yo os escribo con el rumor de las olas de fondo. Hoy os voy a hablar de Arderás en la tormenta, de John Verdon. Está editado por Roca Editorial en tapa blanda y tiene 501 páginas que os harán morderos las uñas.

Esta novela es la sexta entrega de la serie del detective de policía retirado David Gurney, aunque puede leerse de forma independiente como suele ser habitual en estos casos.

En esta ocasión nuestro "querido" Sheridan Kline, fiscal del distrito se pone en contacto con Gurney para solicitar su ayuda en un caso muy delicado. En White River la situación está a punto de saltar por los aires como un polvorín. Con una población racialmente muy polarizada y con el aniversario del asesinato de un motorista negro por un policia blanco en el horizonte Sheridan quiere pisar sobre terreno seguro, y nadie mejor para eso que Dave Gurney.

Gurney se une a la investigación de la que también forman parte el jefe de policía de White River, el inflexible Dell Beckert. Su segundo al mando, Judd Turlock. El alcalde Dwayne Shucker. El sheriff Goodson y Mark Torres, que es el jefe de investigación del homicido. Muy pronto Gurney se da cuenta de que la investigación parece "algo" sesgada. Dave llama a su colega Hardwick, especialista en obtener información (si además esta información sirve para molestar a los poderosos mejor que mejor) para que le eche una mano.

La situación, tensa de por sí en White River acaba por explotar con el asesinato de un policía por un francotirador y la aparición de los principales sospechosos de esta muerte, torturados y sin vida en un parque infantil. Por si fuera poco, los sospechosos eran los principales líderes, junto con Blaze Lovely Jackson, de la UDN, una organización que lucha activamente por los derechos de la gente de color. Lo que acaba produciendo saqueos, manifestaciones con discursos incendiarios e incluso incidentes con incendios incluidos.

Por si faltaba algo para echarle más leña al fuego, los buitres de la telebasura de RAM TV. A mayor nivel de agresividad y altercados violentos, más anunciantes y mas negocio. Dinero al fin y al cabo.

Para los que no conozcáis a Dave Gurney os diré que fue detective en la policía de Nueva York, y actualmente está retirado en su casa de campo de Walnut Crossing con su esposa Madeleine. Cercano a los cincuenta, muy reflexivo y callado, su forma de trabajar es buscar los detalles que no cuadran, que no tienen sentido, y tirar del hilo desde ahí, y creedme, se le da muy bien. Lo que no se le da tan bien son las relaciones. No con su mujer, con quién a través de los años su entendimiento ha ido in crescendo, ni con sus semejantes, colaboradores o amigos, sino con su padre en su momento y ahora con el hijo que le queda vivo. El trauma por el que no sobrevivió lo lleva aún por dentro.

Madeleine es todo lo opuesto a David, sufre mucho porque su marido no comparte sus aficiones y parece que solo vive para sus casos policiales y no para disfrutar de la vida con ella, cosa que pensaba que pasaría al retirarse, pero no ha sido así. La transición de la vida activa al "retiro" no está siendo sencilla, lo que provoca roces en la pareja. Kyle es su hijo mayor, fruto del primer matrimonio, Gurney no lo comprende, lo ve demasiado superficial y solo preocupado por triunfar en la bolsa o como estudiante derecho.

Hardwick es el contrapunto de Gurney, ni reflexivo, ni educado, ni paciente... le encanta hacer bromas fuera de lugar, las malas maneras y es un hombre de acción y que siempre dice lo que piensa, con ciertos problemas con la bebida, y con el orden establecido, que claro, le encanta saltarse, aunque tenga sus consecuencias. Y por último citaré a Sheridan Kline, político de cabo a rabo, siempre calculando que movimiento puede reportarle más beneficios en su carrera y pasando por encima de quién haga falta, para ponerse los méritos si hay buenos resultados o para culpar a otros si sus decisiones son equivocadas y acarrean consecuencias.

Tengo que decir que leer a Gurney ha sido un auténtico gustazo. Así, con todas las letras. Su carácter tendente a su mundo interior le hace soltar auténticas perlas de conocimiento que te pueden tener pensando durante largo rato. Su forma de dudar de todo y de dudar hasta de las propias dudas da mucho juego. Al tener su parte de infierno personal por la tragedia acaecida a su hijo hace que lo veas como una persona normal y no como el súperdetective que parece a priori. La forma de escribir del autor es cercana y fácil de leer, lo que te hace coger una velocidad muy rápida a la hora de leer y finiquitarte un libro de 500 páginas en dos días sin darte cuenta. Aunque este será de los que querrás hacer dudar.

La temática del libro es dura en sí, toda la tensión racial que sabemos que se produce realmente en muchas poblaciones americanas y que provocan saqueos, incendios, y muchos choques entre la policía y los partidarios de uno y otro bando y que no deja indiferente a nadie, polarizando una población hasta extremos insospechables está muy bien descrita. La falta de credibilidad de muchos de estos ciudadanos maltratados durante siglos en las fuerzas vivas de la ciudad y sus instituciones es palpable. El odio extremo que se percibe en el libro, especialmente por parte de las esposas de los policías asesinados es visceral y te llega muy hondo. Además, tengo que decir, que lo he pasado realmente mal en todas las reuniones de trabajo de todo el grupo que investiga los asesinatos. La tensión está tan presente que pasas un mal rato mientras lo lees, a mí se me ponía un nudo en el estómago cada vez que Gurney tenía una reunión con Dell Beckert y todos los demás. A mi modo de ver es un gran logro del autor.

Para terminar tan sólo decir que me he hecho con todas las novelas de la serie y que las estoy disfrutando al máximo durante este verano. Ya me contaréis.

ARDERÁS EN LA TORMENTA, NUEVE.

PD: Ni se os ocurra excarvar nada en vuestro jardín. No sabéis que podéis encontrar...




5 comentarios:

  1. Jajaja, me encanta la PD. Es innegable que el éxito de toda la serie radica en la personalidad de Gurney, para mí que va demasiado a su bola, pero es tan listo... Qué se le perdona todo. Bss

    ResponderEliminar
  2. Yo también las buscaré porque me han gustado mucho, muy buena reseña, besotes

    ResponderEliminar
  3. Yo agradezco no tener jardín... También ha sido mi estreno con Gurney y lo he disfrutado un montón. Irán cayendo poco a poco el resto de novelas. Excelente reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Una novela estupenda y tu reseña la ha retratado con todo detalle. Yo también me estoy haciendo con las otras cinco novelas del protagonista, quiero conocerle mejor. Besos y que disfrutes las vacaciones

    ResponderEliminar
  5. Y pensar que tengo por lo menos dos libros de este autor en casa y estaban esperando turno. Han mejorado posición, tras leer este.Tal como tú, he disfrutado mucho con la lectura y no me quedé sin dedos porque tuve suerte.

    ResponderEliminar